Porsche utiliza software de videojuegos para desarrollar sus vehículos eléctricos e inteligencia artificial

El simracing es un universo que cada día toma más relevancia y cuenta con nuevos espacios para su crecimiento. Pero lejos de ser solo una “plataforma” de videojuegos, el automovilismo virtual está siendo utilizado como base para el desarrollo de los “Vehículos del futuro”, o al menos eso es lo que hacen desde Porsche Engineering.

La filial tecnológica del gigante automotriz Porsche, dio a conocer que utiliza motores de videojuegos para conseguir imágenes realistas y comportamientos físicamente correctos para llevar a cabo pruebas virtuales y patrones de conducción. Esta medida permite ahorrar costos  y ayuda a descubrir nuevos aspectos que contribuyen en la definición de una movilidad más segura.

“Los motores de videojuegos tienen un papel clave, junto con la inteligencia artificial. Los sistemas de asistencia al conductor son ajustados con información procedente de sensores virtuales. De esta forma podemos reproducir en detalle todas las situaciones que pudieran presentarse al poner los coches en marcha”, dijo el Director de Tecnología de Porsche Engineering, Dirk Lappe.

Equipo de expertos de Porsche en acción. Foto: Porsche

Simracing: un guiño a la sostenibilidad

Gracias a las complejas herramientas que existen para el diseño de vehículos virtuales, Porsche puede desarrollar decenas de vehículos virtuales, lo que se traduce en el ahorro de recursos utilizados en la elaboración de prototipos reales y por supuesto, una reducción (Aunque muy mínima) de emisiones.

Además contribuir en la digitalización de estudios que antes conllevaban a la utilización de recursos que finalmente terminarían en la basura, el simracing está abriendo paso a nuevos tipos de trabajos en la industria automotriz.

“Los desarrolladores de software con conocimientos en videojuegos están dando forma al futuro de la movilidad, igual que los ingenieros mecánicos y los expertos en inteligencia artificial”, expresó Lappe.

Sobre Porsche Engineering

Establecida en el 2001, esta filial de Porsche tiene su sede en Weissach, Alemania. Además de ofrecer diseños de desarrollo de software e inteligencia artificial de Porsche, la empresa ha ofrecido servicios de asesoría a clientes de la talla de Audi, Opel y SEAT; además cuenta con unos 1500 trabajadores (Ingenieros, programadores y especialistas).