Carsharing y carpooling son alternativas a la época de mayor contaminación en México

Movilidad compartida para transportarse en temporada sin aumentar contaminación

En época invernal, las partículas dañinas en el ambiente de la Zona Metropolitana del Valle de México aumentan lo que puede provocar daños a la salud, para ello algunos consejos en movilidad.

Los automóviles se han convertido en el punto de atención en la problemática de la contaminación del aire, un factor que crece en invierno con la falta de lluvias. Aquí algunos consejos para disminuir el fenómeno.

De noviembre a febrero en la ZMVM se presentan inversiones térmicas por los cambios en la atmósfera típicas de la estación, lo que impide la dispersión de los contaminantes, sobretodo en las primeras horas del día; la falta de lluvias en esta estación del año tampoco permite la disolución de partículas.

Por causa de su composición y tamaño de estas partículas suspendidas en el ambiente, el invierno es una temporada que puede afectar el sistema respiratorio y cardiovascular, además las típicas enfermedades estacionarias.

Esto puede evitarse reduciendo las emisiones de partículas tóxicas que liberan los automóviles diariamente como monóxido de carbono, hidrocarburos u óxidos de nitrógeno. Al día circulan 45 millones de vehículos motorizados que generan el 60% de la contaminación total por partículas suspendidas gruesas (PM-10), según información de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Asimismo, una forma de evitar estas alarmantes cifras es con el uso de servicios de carsharing presentes en la ciudad; BeatUber y Cabify son las principales aplicaciones utilizadas por los usuarios que permiten compartir un coche para llegar a diferentes destinos. También es posible compartir un vehículo particular para moverse hacia y desde el trabajo mediante la app AllRide. Los usuarios se ponen de acuerdo y comparten el costo, además, emiten menos contaminantes.

Uno de cada 3 personas de Ciudad de México consumen hasta dos horas al día en transportarte . Casi el 70% de los conductores en la ciudad viajan solos, es decir, más de 20 millones de asientos vacíos a diario dijo a NotiPress el cofundador de AllRide, Pablo Alvéstegui. El especialista señaló, la función de las plataformas de movilidad de carpooling y carsharing es “hacer un uso más eficiente de los vehículos“.

La movilidad compartida es una tendencia que no sólo ayuda a disminuir partículas nocivas en el ambiente, también pueden resultar una opción económica para moverse por la ZMVM.

Otras opciones que normalmente podrían pensarse para no aumentar las emisiones de monóxido de carbono son el uso de bicicletas y scooters cuyo servicio de préstamo está presente sobretodo en la zona sur, centro y norte de la Ciudad de México. Este tipo de movilidad se denomina de última milla.

Sin embargo, hacer ejercicio no es una opción recomendada durante la temporada de noviembre a febrero ya que las actividades al aire libre, principalmente en las primeras horas del día con una mayor concentración de partículas suspendidas gruesas podrían provocar enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC), crisis en personas asmáticas y aumento en el riesgo de infarto al miocardio.

Utilizar el transporte público, sea metrobús, metro, trolebús y demás métodos, así como los servicios de movilidad compartida tales como el carsharing o carpooling, representan una mejor opción para el medio ambiente y la salud de los ciudadanos, pues no aumentan la cantidad de partículas gruesas suspendidas que ya es bastante en la temporada invernal.